El precio del 11 de septiembre


Los ataques de Al Qaeda el 11-S tenían la intención de hacer daño a EEUU, y lo consiguieron, pero en formas que Bin Laden nunca imaginó. La respuesta del presidente George W. Bush a los atentados puso en riesgo los principios básicos de EEUU, socavando su economía y debilitando su seguridad. El ataque posterior a Afganistán fue comprensible, pero la invasión de Irak fue totalmente ajena a Al Qaeda, a pesar de que Bush trató de establecer un vínculo. Aquella guerra que se eligió librar se convirtió rápido en muy costosa, y alcanzó magnitudes mayores a los U$S 60.000 millones que se dijeron al principio, ya que a una colosal incompetencia se sumaron tergiversaciones deshonestas. 

De hecho, cuando Linda Bilmes y yo calculamos los costos hace tres años, la cifra osciló entre U$S 3 y 5 billones. Desde entonces, esos costos aumentaron debido a que casi el 50% de las tropas que regresan reciben algún tipo de paga por incapacidad. Hasta hoy más de 600.000 fueron atendidos en centros médicos para veteranos. Pero los costos sociales, reflejados en los suicidios de veteranos (hasta 18 por día) y las desintegraciones familiares, son incalculables.

No hay excusa para la forma en que Bush eligió financiar sus planes bélicos. Fue la primera guerra en la historia pagada enteramente a crédito. Mientras EEUU entraba en 2001 en batalla, con déficits elevados por su recorte de impuestos, Bush lanzaba otra ronda de alivio tributario para ricos. Hoy, el país centra su atención en el desempleo y el déficit. La suba del gasto en defensa y los recortes tributarios son la razón por la que EEUU pasó de un superávit del 2% del PIB cuando Bush fue elegido, a su lamentable déficit y situación de deuda actual. (Publicado en www.elpaís.com)

Share on Google Plus

About David Cepeda

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario